Roberto Pérez Toledo y el cine como celebración de la vida

Roberto Pérez Toledo amaba el cine, de eso no hay duda. Desde su silla de ruedas, en la que una atrofia espinal congénita lo dejaría con 14 años, rodaba sus películas. Con cuatro largometrajes y cuarenta cortometrajes a sus espaldas, Roberto se había convertido en un referente en cine LGTBI+, mostrando en las películas la realidad del colectivo, pero, sobre todo, celebrando la libertad y la vida.

Ayer, lunes 31 de enero, Roberto murió tras sufrir un derrame cerebral. Nacido el 3 de abril de 1978 en Lanzarote, estaba en pleno apogeo de su carrera. Acababa de estrenar ‘Manual básico de lengua de signos para romper corazones’ en el teatro María Guerrero de Madrid. También había terminado de rodar su próximo largometraje ‘Lugares a los que nunca hemos ido‘, que tenía previsto estrenarse este mismo año. Su extensa filmografía demuestra su constancia, pero también su pasión. Una pasión por contar historias de manera sincera y personal, y cargadas de una amabilidad y vitalidad no fingidas.


Su primer cortometraje, Mar adentro, se estrenó en 1999, y desde entonces no paró de rodar. Algunos de sus trabajos tuvieron un gran reconocimiento en festivales, también por el público y poco a poco se fue convirtiendo en un referente del cine español. En 2011 estrenaría en el Festival de Málaga su primer largometraje, ‘Seis puntos para Emma‘. En él narraba la historia de una joven ciega, interpretada por Verónica Echegui, que quería ser madre por encima de prejuicios y limitaciones. Más tarde, en 2013 formaría parte de la película colectiva ‘Al final todos mueren’, en 2014 rodaría ‘Los amigos raros‘ y en 2017 estrenaría ‘Como la espuma‘, una comedia coral en medio de una orgía para hablar sin tapujos sobre la condición humana.

Durante todos estos años no dejo de rodar cortometrajes. Trabajos en los que con sencillez, pero con verdad, nos trasladaba sus anhelos e inquietudes. Muchos de ellos se encuentran en su canal de YouTube donde se pueden disfrutar de manera gratuita. Una colección de historias sobre la amistad, el amor y el sexo, con ese sentido amargo de la vida, pero a las que Roberto conseguía darles luz y vitalidad.

Cortometraje Hidroalcohólico, de Roberto Pérez Toledo

Hace poco tuve el placer de disfrutar de su último cortometraje, ‘Antes de la erupción‘. Rodado en Lanzarote, su tierra natal, nos presenta a un grupo de amigos que disfrutan de una excursión a través de los parajes de la isla. Uno de ellos se encuentra en plena aceptación y reconocimiento de la mujer que es. Con naturalidad y espontaneidad, aceptan su condición, sin cuestionar nada, sin conflicto, sin drama como debería ser, pero como no siempre es.

El cine de Roberto Pérez Toledo es una fiesta. Una fiesta en la que todos estamos invitados a asistir para disfrutar de la vida. Con un gran sentido del humor, Roberto luchaba en contra de la discriminación y a favor de la inclusión. Aprovechándose de la belleza de los cuerpos desnudos que se fundían con los problemas del día a día, lanzaba sus mensajes puros y esperanzadores. Ahora, este donde esté, seguro que sigue haciendo lo que más le gusta, rodar.

Ads Blocker Image Powered by Code Help Pro

Bloqueador de anuncios detectado

Para poder seguir escribiendo e informando sobre cortometrajes necesitamos de la publicidad, por ello te pedimos que desactives tu bloqueador de anuncios.

Nuestros anuncios no son invasivos y procuramos que no afecten a la experiencia de usuario, ante cualquier sugerencia o queja no dudes en escribirnos a hola@masquemetraje.com

Muchas gracias y perdón por las molestias :)