Hair Love (2019) de Matthew A. Cherry y Bruce W. Smith

Hair Love es una historia sobre los pequeños detalle. Un relato sobre el amor entre padres e hijos y los esfuerzos que hacemos para hacer felices a quienes nos rodean. Una historia que le ha valido a sus creadores el Oscar 2020 a mejor cortometraje de animación.

Zuri es una niña afroamericana de siete años que intenta peinar su cabello rizado. Lo hace ayudándose de un vídeo de su madre, que se dedicaba a hacer tutoriales de belleza con Zuri como protagonista. Su madre se encargaba de peinarla pero ahora no está y tiene que hacerlo sola. Pero Zuri es incapaz de doblegar su pelo, así que tendrá que pedir ayuda a su padre, Stephen.

La idea de Matthew A. Cherry era hacer un cortometraje que rompiese con los estereotipos de los padres afroamericanos. Ya que según los medios de comunicación estadounidenses, estos padres son perezosos y apenas se preocupan por su familia. Así que Cherry lanzó una campaña de crowdfounding en KickStarter, el objetivo era conseguir 75.000€ para poder producir la película. Finalmente recaudó 300.000€, convirtiéndose en el cortometraje que más dinero había conseguido a través de esta plataforma. Después entraron en el proyecto como co-directores Bruce W. Smith y Everett Downing Jr. La película se estrenaría en cines junto a Angry Birds 2: La película.


La premisa de Hair Love es sencilla pero sirve a sus creadores para hablarnos de las relaciones entre padres e hijos, del amor en los pequeños detalles y de los estereotipos de los padres afroamericanos. Nos encontramos con una historia conmovedora y tierna. Al final de la película hay un giro apto para todos los públicos que nos deja con un buen sabor de boca.

Lo que más destacaría del film son los créditos del cortometraje que forman un epílogo para la historia. Un epilogo que sirve de final feliz y que cuenta mucho con poco. Un desenlace que me parece mucho más interesante que el resto de la cinta, y eso es mucho decir.

En cuanto a la animación, los directores juegan con las luces para dar una sensación de profundidad. De esta manera consiguen de dotar de cierta tridimensional a sus personajes. La estética de los fondos nos recuerda a la animación clásica, aunque personalmente no me gusta demasiado el contraste entre personajes y fondo. Y, por ejemplo, Kitbull de Rosana Sullivan, también nominado al Oscar a mejor cortometraje de animación, emplea mucho mejor esta técnica.

Hair Love, cortometraje ganador del Oscar 2020 a mejor cortometraje de animación

El cortometraje está dirigida a un público infantil, aún así el planteamiento es bastante naif. Sus directores tratan de romper ciertos estereotipos pero acaban cayendo en otros. Si lo piensas bien, te das cuenta que llegan a caer en los propios estereotipos que quieren romper. No digo que Hair Love sea un mal cortometraje, solo que le falta fuerza narrativa y desarrollar mejor sus ideas. El giro final funciona pero el resto del film es olvidable.

Hair Love no era mi película favorita para hacerse con el Oscar a mejor cortometraje de animación. Creo que había cintas mucho más interesantes entre las nominadas. Por ejemplo, Mémorable de Bruno Collet o Kitbull de Rosana Sullivan, que trata sobre el maltrato animal. Pero yo no decido quien se hace con los premios de la Academia y los academicos saben más de cine que yo. De todos modos juzgad vosotros mismos, ya que Hair Love se puede ver en YouTube.

Valoración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad