‘Forastera’, de Lucía Aleñar Iglesias, un viaje intimista hacia el recuerdo

Antonia y su familia pasan todos los veranos en casa de sus abuelos. Durante estas vacaciones, un antiguo vestido de su abuela la hará rencontrar una extraña conexión con su pasado. Desde ese momento, su abuelo verá en Antonia a la que fue su esposa y ambos mantendrán una relación cargada de inocencia y con una extraña sensualidad, que nunca llega a sobrepasarse.


Lucía Aleñar nos propone un viaje introspectivo en su primer cortometraje como directora. Las mañanas en la playa, la luz estival y el ralentizado paso de las horas, nos trasladan a esos veranos que pasábamos en el pueblo junto a nuestros abuelos. Una travesía hacía el pasado en el que Antonia conseguirá reencontrarse con los que ya no están y volverá a dar vida a los que se quedaron.

De Forastera destaca la capacidad de Aleñar para contarnos a través de los pequeños gestos, de los silencios, de los espacios vacíos. Con una simple mirada o un movimiento de cámara, nos habla del pasado, del amor de una nieta hacía su abuelo o del recuerdo de nuestros muertos. Todo ello está acompañado de la fotografía de Alana Mejía, que consigue crear una atmosfera de calma y nostalgia, donde el tiempo parece quedarse en pausa.

También cabe resaltar el trabajo de la joven actriz protagonista, Zoe Stein, que consigue transmitir esa sensación de tranquilidad, incluso de aburrimiento y hastió que produce el verano. Una época donde el tiempo pasa a ralentí y los estímulos del día a día desaparecen. Una rutina en la que se encuentra sumido su abuelo y que solo se ve interrumpida por el juego imaginativo que ellos mismos crean.

Nominada a los Premios Gaudí 2021 en la categoría de mejor cortometraje, Forastera ha recorrido varios festivales a nivel nacional e internacional y actualmente puede verse en Filmin.

Valoración