Fernández Pratsch (2020) de Emiliano Spampinato

Rebelde, osada y trascendental, así es como se definiría el cortometraje biográfico Fernández Pratsch. Serafín vivió su juventud durante los años 70 y 80, pese a su orientación sexual, castigada en la época, nunca dejó de ser fiel a sus principios, gustos y sentimientos. Una vida que sin duda no pasa desapercibida y que nos cuenta lo mejor y peor del protagonista. 


Diálogos entrañables a la par que divertidos de un impredecible Serafín, que convierte su vida en una comedia romántica que engancha al espectador. El acierto del director por combinar primeros planos en los que Serafín se dirige a la cámara con los diálogos con su pareja o con el propio Spampinato, hacen que el espectador se sumerja de lleno en la historia.

La espontaneidad con la que el protagonista cuenta la crudeza de los hechos vividos, de una forma sutil, sin importancia, pero directa y real, hacen de este cortometraje una valiosa lección de vida. Spampinato intercala las imágenes de la actual vida de Serafín, con recreaciones elaboradas por jóvenes actores que simulan la juventud del protagonista. Una elección arriesgada que a mi parecer no favorece precisamente al cortometraje, sino que más bien te hacen desconectar y lo único positivo es que, cuando vuelve el Serafín actual a la pantalla, este gana aún más peso y protagonismo.

Fernández Pratsch, un acierto del director argentino Emiliano Spampinato, que nos lleva tanto a la actualidad como a la época de la movida, en las ciudades de Madrid y Berlín. Todo un recorrido de la mano del protagonista Serafín que, gracias a su testimonio, te permite conocer la evolución de un colectivo herido, humillado, pero muy valiente y revolucionario.

Valoración